sábado, 2 de julio de 2016

TESTIGOS PRESENCIALES: ELIZABETH LOFTUS

Subtitulado en castellano. Más de 200 personas condenadas por crímenes graves en Estados Unidos de América, en base a testimonios de testigos presenciales. Años más tarde las pruebas de ADN revelaron que eran inocentes. 
 

jueves, 2 de junio de 2016

CASO MADELEINE MCCANN: PERFIL CRIMINAL Y PSICOLÓGICO DEL SECUESTRADOR


El siguiente es mi informe basado en el procedimiento de investigación de Perfilación Criminal, también conocida como Perfilación del Delincuente o Perfilación Psicológica. No debe tomarse como prueba, pero sí como un intento de ayudar en la investigación.

LA ESCENA DEL CRIMEN
 
La escena del crimen es la habitación de un apartamento donde dormía Madeleine, en Praia da Luz, en el Algarve portugués. Es el bloque 5, apartamento A, el "5A". La niña, de casi 4 años, estaba en la habitación junto a sus hermanos mellizos de 2 años, que también dormían. Es una planta baja, y la ventana tenía las persianas bajadas, las hojas de vidrio cerradas pero no trabadas, y las cortinas también cerradas.

En algún momento entre las 21:15 y las 21:55, una mujer observó en el medio de la calle, cerca del apartamento, un hombre llevando una niña en brazos. La niña podría ser Madeleine. Apenas pasadas las 22:00 los integrantes de una familia irlandesa observaron en el medio de la calle, y en forma independiente a la primera testigo, y en un lugar que dista unos 500 metros a pie, un hombre llevando una niña en brazos, también parecida a Madeleine.

En ambas observaciones el individuo lleva puesta una chaqueta y pantalones largos, debido a la noche que estaba fresca, sin embargo la niña sólo tenía puestos unos pijamas, e iba descalza. En pijamas y descalza, así estaba durmiendo Madeleine. También en ambos incidentes el sujeto "no parecía ser un turista".

Alrededor de las 22:00 la madre de Madeleine entró a la habitación, y encontró las persianas subidas, la hoja de vidrio de la derecha abierta, y las cortinas del mismo lado movidas. Madeleine no estaba en la habitación.

EL MÓVIL
 
El móvil primario del secuestrador es hurtar valores como dinero, teléfonos móviles, ordenadores portátiles, relojes, anillos, etc. Pequeños objetos de alto valor que puede transportar fácilmente sin necesidad de disponer de un vehículo motorizado. 

El modus operandi consiste en abrir una ventana desde el exterior, en apartamentos que están ocupados, pero que, circunstancialmente, en el momento de los hechos, parece no haber nadie en su interior. Al ser sorprendido por la presencia de Madeleine -la niña lo ve, o él cree que lo ve- decide llevársela, para que no hable del incidente y lo delate. Tiene miedo de que lo capturen y terminar en la cárcel.
 

El delincuente comete sus delitos en soledad, o como máximo tiene un cómplice, compañero de andanzas, de su total confianza.


¿Por qué afirmo que fue un hurto que salió mal? Por la gran cantidad de delitos de ese tipo que ocurrieron en Praia da Luz. Sólo en los bloques 4 y 5 de apartamentos, hubo 3 aperturas de ventana ilegales desde el exterior, aproximadamente 7, 17 y 75 días antes del secuestro de Madeleine. De esos 3 apartamentos, el que está más lejos del 5A, está a sólo 55 metros. En los casos del 5L y del 4A, los hurtos finalizaron con éxito. En el caso del 5G el delincuente huyó por la ventana cuando escuchó a la dueña del apartamento entrando en la habitación. La dueña no llegó a verle la cara.
 
La madre de Madeleine, cuando entra en la habitación a las 22:00, encuentra las persianas levantadas, la cortina movida y una hoja de vidrio de la ventana abierta. Esto es congruente con un método de apertura desde el exterior muy simple, que yo mismo he logrado reproducir varias veces en una ventana similar: levantar un poco la persiana, abrir la hoja de vidrio, mover la cortina, y utilizar la cuerda del mecanismo para terminar de subir la persiana y trabarla. Si la hoja de vidrio no tiene una traba automática, o si ésta no funciona, como fue en el caso de la ventana del 5A, quedará cerrada pero no trabada, y todo el proceso puede hacerse sin forzamientos, sin producir daños.
 
RELACIÓN CON LA VÍCTIMA
 
El secuestrador no conoce a la víctima con antelación, su objetivo es otro, hurtar. Si la ha visto previamente, ha sido circunstancialmente. La víctima es una niña de casi 4 años, delgada, y de acuerdo a sus padres, y a otras personas que la conocen, es una niña curiosa e inteligente. Podría señalar al delincuente si se lo cruzara en alguna ocasión. Incluso podría ser que lo reconociera por haberlo visto circunstancialmente antes del secuestro.
 
CONOCIMIENTOS PARA COMETER DELITOS
 
El delincuente sabe cómo abrir una ventana desde el exterior, incluso sin dañarla si se dan las condiciones. No necesita utilizar ninguna herramienta en particular, sólo sus manos. En Praia da Luz hay muchos hurtos y puede haber aprendido la técnica de otros delincuentes. No cree necesario cuidarse demasiado en dejar huellas. Incluso no es muy cuidadoso para verificar que no haya nadie en el apartamento que elige como objetivo. No ha sido capaz de tener un plan alternativo, por si algo sale mal durante el hurto.
 
Los casos de hurtos en Praia da Luz no son investigados en profundidad. Generalmente no se toman huellas dactilares ni se buscan testigos en general. Se prefiere que el seguro se haga cargo de los bienes faltantes, y que no trascienda una mala imagen del complejo turístico. En el caso de Madeleine, la recogida de rastros forenses se vio entorpecida debido a la gran cantidad de gente que entró a la escena primaria del crimen, apenas acontecido. Por otra parte todo transcurrió muy rápidamente, en muy pocos minutos, y el secuestrador no tuvo posibilidad de dejar muchas evidencias. Aunque sí hay algunas evidencias, y pueden ser decisivas para resolver el caso.
 
CONOCIMIENTO DE LA ESCENA DEL CRIMEN Y DE LA LOCALIDAD
 
El hecho de que este hombre camina entre 6 y 10 minutos con la niña en brazos por las calles del lugar, indica que no dispone de vehículo automotor, como coche o camioneta, y que vive y/o trabaja en la zona ("no parecía ser un turista"). Cuando se lo ve a las 22:00, se dirige hacia una "parte portuguesa" de Praia da Luz, caracterizada por residentes portugueses de clase media-baja, y casas bajas y antiguas, muy cerca del mar.
 
El delincuente está integrado en esa sociedad y conoce bien el lugar. Pertenece a una clase social media-baja, y sus estudios son como mucho secundarios, y posiblemente no terminados. Sus trabajos son acordes a su nivel de estudios. Cuando trabaja lo hace como jardinero, camarero, cocinero, etc. O quizás como ayudante de mantenimiento en los apartamentos, o en algún hotel del complejo turístico.
 
PERSONALIDAD DEL SECUESTRADOR
 
Se trata de un hombre de entre 25 y 35 años, que vive y/o trabaja en Praia da Luz. No presenta ningún trastorno de tipo psicótico, no sufre pérdidas de la realidad. Sabe bien lo que está haciendo, en este caso hurtar. Dentro de sus limitaciones, lleva a cabo los hurtos según lo planificado.
 
Posee un trastorno de personalidad anti-social o psicopática. Sabe distinguir lo que está bien de lo que está mal, pero no le preocupa, vive según sus propias reglas. Muestra cierto encanto superficial, y educación en el cara a cara diario, y sus vecinos lo consideran una buena persona. Pero en realidad, no es capaz de sentir remordimiento ni culpa, no se pone en el lugar del otro, y es egoísta. Con una afectividad limitada, puede simular amor, compasión o amistad, pero en realidad sólo es capaz de sentir ira o tristeza cuando las cosas no salen según sus deseos. Es manipulador y utiliza muchas veces el engaño como recurso. Sus relaciones de pareja son de corta duración, o inexistentes. Es irresponsable, y un tanto arrogante. Vive al día, y no tiene planes realistas a largo plazo. Su inteligencia académica, como vimos, es media-baja, y su inteligencia emocional es muy pobre.
 
CONDENAS ANTERIORES
 
Si tiene condenas anteriores, serán por delitos menores contra la propiedad, no contra las personas.
 
ACCIONES QUE LLEVA A CABO LUEGO DEL SECUESTRO
 
El desenlace es trágico. No hay motivos sexuales en el secuestro, sólo se lleva a la niña para no poner en peligro su propia libertad. Para él tiene más valor su libertad que la vida de Madeleine. Termina cometiendo homicidio, posiblemente asfixiándola poniendo su mano sobre su cara, y se deshace del cuerpo no muy lejos del lugar, posiblemente en la zona que va desde la Prainha hasta la estación de tratamiento de aguas de Mataporcas. La arroja al mar, la tira dentro de un contenedor de basura, o la esconde en algún lugar por él conocido, quizás para trasladarla a algún sitio mucho más alejado, pasado cierto tiempo.
 
Es difícil que el delincuente confiese, dada su personalidad psicopática. Sólo confesará si lo atrapan y puede sacar alguna ventaja de la confesión, como una reducción de condena. Poca gente sospechará de él en la localidad. Si tiene un cómplice, éste será de total confianza, y tampoco hablará por temor a que se lo involucre más de lo que está. El delincuente no volverá a cometer hurtos en Praia da Luz, no puede arriesgarse a que lo sorprendan y lo vinculen al crimen de Madeleine.
 

 

martes, 31 de mayo de 2016

TEORÍA DEL AUTOCONTROL

 
 
Índice
 
Prólogo. Francis T. Cullen.

Introducción. La teoría general del delito y su extensión a los países de habla hispana. Alfonso Serrano Maíllo y Christopher Birkbeck.

Parte I. La teoría general del delito y sus críticos.

1. Análisis del aprendizaje social del delito de cuello blanco. Ronald L. Akers.

2. Fundamentos filosóficos de la criminología en Hirschi y Wikström. ¿Popper o Bunge? Heriberto Janosch González.

3. La influencia de las autopercepciones y otras variables de la personalidad en la explicación de la conducta delictiva. Una revisión de los principales modelos teóricos e investigaciones. Carlos Vázquez González.

TEORIA DE LA ACCIÓN SITUACIONAL

Originalmente publicada como H.Janosch González (2013) "Recensión a P-O.Wikström, D.Oberwittler, K.Treiber & B.Hardie. Breaking Rules: The Social and Situational Dynamics of Young People's Urban Crime. Oxford: Oxford University Press, 2012" en Revista de Derecho Penal y Criminología, 3ª Época, nº X.
 
Fundamentación teórica
 
La teoría de la acción situacional (SAT, del inglés situational action theory) de las causas del crimen, intenta integrar, dentro del marco de una teoría adecuada de la acción,  los principales logros de la teoría e investigación criminológica, además de las teorías e investigaciones de las  ciencias sociales y del comportamiento en general. Se conoce mucho sobre los correlatos del delito y el crimen, pero hay poco acuerdo sobre cuáles son sus causas, y de ahí la proliferación de teorías. Fue en ese contexto que emergió la SAT, en la necesidad de integrar visiones teóricas con evidencias empíricas relevantes, dentro de un marco que pueda focalizar efectivamente la investigación en los procesos causales del delito, y su interacción.
 

CASO MADELEINE MCCANN

 
Madeleine McCann, con casi 4 años, desapareció el día 3 de mayo de 2007, cuando se encontraba durmiendo con sus hermanos Sean y Amelie, en un apartamento en Praia da Luz, en el Algarve, Portugal. Estaba de vacaciones con sus padres, quienes en el momento de la desaparición estaban cenando a menos de una centena de metros, en el Bar Tapas, con siete amigos que los acompañaban en el viaje.
 
He basado mi estudio en los expedientes oficiales de la Polícia Judiciária de Portugal publicados en julio de 2008. El principal consta de 4.717 páginas, y contiene los testimonios de testigos oculares. Los informes forenses y las cartas rogatorias se agrupan en otras 3.956 páginas. Además he consultado otras fuentes, como lo publicado por la Operación Grange de Scotland Yard, quienes tienen abierta una investigación sobre este caso. Además de la Operación Grange, la Procuradoria-Geral da República de Portugal también mantiene abierta una investigación al momento de escribir estas líneas.
 
He visitado el lugar de los hechos en 5 ocasiones, con una media de 6 días por visita. En la localidad obtuve información sobre el ambiente físico, psicosocial y criminológico. Obtuve más de 2.000 fotografías.

 

domingo, 29 de mayo de 2016

PERFILACIÓN CRIMINAL

¿Qué es y para qué sirve la perfilación criminal (PC)? Se trata de varias técnicas psicológicas, conocidas en inglés con los nombres de criminal profiling y offender profiling, utilizadas en la investigación criminal, cuyos objetivos son (a) identificar posibles sospechosos de un crimen (PC descriptiva), y (b) analizar patrones que puedan predecir futuros crímenes o víctimas (PC predictiva).